‘Cuaderno de montaña’ reune, por primera vez en español, los textos más significativos de John Muir

  • Cuaderno de Montaña incluye un prólogo escrito por el biólogo y naturalista español Miguel Delibes de Castro, que introduce al lector en la vida de Muir y su relevancia como figura esencial del movimiento conservacionista.

VOLCANO Libros ha publicado, por primera vez en España, una selección de los textos más significativos del naturalista, explorador y escritor escocés John Muir (1838–1914), considerado como una de las figuras esenciales del conservacionismo y uno de los primeros activistas medioambientales que defendía la necesidad de preservar la naturaleza libre de la influencia humana. Para Cuaderno de Montaña la editorial ha realizado una cuidada selección entre los numerosos textos que John Muir publicó sobre sus viajes y exploraciones (una docena de libros y más de 300 artículos). A través de la emocionada escritura de Muir, el lector puede disfrutar de los glaciares y cimas de Yosemite, de los ríos y valles de Yellowstone, del descubrimiento de Glacier Bay en Alaska, o conocer el pequeño valle de Twenty Hill Hollow en el que Muir vivió su primer año en California.

El biólogo y naturalista Miguel Delibes de Castro ha escrito el prólogo del libro para  presentar la figura de John Muir y dar a conocer su relevancia como precursor del activismo conservacionista: «La persona a la que indefectiblemente aluden todos los textos cuando mencionan la preservación de la naturaleza, el paladín supremo del movimiento preservacionista, fue John Muir».

Haciendo un recorrido por la biografía del naturalista desde su nacimiento en Escocia hasta su fallecimiento en Los Ángeles, Delibes de Castro hace un repaso por los principales escritos de Muir con los que consiguió popularizar los principales puntos de vista de los conservacionistas que le precedieron como Waldo Emerson o Thoreau. «Si se le considera no es porque Muir fuera un teórico especialmente brillante, ni tampoco el primero en defender la preservación, sino porque con su escritura luminosa y vívida convenció a centenares de miles de americanos, si no más, de que merecía la pena mantener espacios naturales libres de explotación a cambio de la belleza, la paz interior y el vigor espiritual que podían obtenerse visitándolos».

Según Delibes de Castro, Muir tenía un indudable talento literario, y «leyendo sus narraciones, miles y miles de americanos se sentían transportados a las montañas, acariciados por su viento, purificados por las cascadas, a la vez que constataban que aquellas maravillas podían desaparecer».

Fue en el invierno de 1873, cuando un fortísimo viento del norte barrió las cumbres cargadas de nieve. Ocurrió que me encontraba pasando el invierno en el valle de Yosemite, ese sublime templo de la Sierra que todos los días lo obsequia a uno con las vistas más maravillosas. Y el fastuoso día de celebración del viento del norte resultó incomparablemente espléndido. Por la mañana me despertó el vaivén de la cabaña y el golpeteo de los abrojos de los pinos en el techo. Torrentes y avalanchas desprendidos de la corriente principal de viento culebreaban entre los estrechos cañones y se precipitaban por las paredes vertiginosas con un rugido fuerte y retumbante, llamando a los pinos a la acción y haciendo que todo el valle vibrara como si de un instrumento de música se tratara.

Los textos seleccionados por VOLCANO han sido traducidos por Guido Sender, quien ha trasladado al español toda la riqueza y luminosidad de los textos de John Muir y cuya figura «alto, delgado y con luengas barbas» ha recreado, también, a través de seis ilustraciones en blanco y negro.

El autor

John Muir

John Muir. © Guido Sender.

John Muir (1838-1914) fue un famoso e influyente naturalista y conservacionista en Estados Unidos, cuya contribución fue decisiva para la creación del parque nacional de Yosemite. Hizo de las montañas de California su hogar y, en 1892, fundó el Sierra Club, una importante organización conservacionista. Escribió centenares de artículos para publicaciones como Atlantic Monthly, Harper’s y New York Tribune, más una docena de libros, algunos publicados tras su muerte. Entre los más importantes se encuentran Las montañas de California (1894), Nuestros parques nacionales (1901), Mi primer verano en la Sierra (1911), El Yosemite (1912) o Viajes por Alaska (1915).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s