Escribir y editar: el caso práctico de «Apóstoles intrépidos»

Portada4.1_250px   No soy escritor y tampoco editor. Sin embargo, he escrito y editado una obra que tiene por título «Apóstoles intrépidos». Esta práctica puede remitir a términos como autopublicación o autoedición, aunque yo preferiría referirme a ello mejor como «autoedición profesional», pues para llevar adelante su edición -aún siendo una versión electrónica- he acudido a una empresa de servicios editoriales (El Taller Editorial).

He escrito y editado por varias razones. Primero porque, aunque no sea una novela ni un texto que trate de un tema muy “sexy”, tenía ganas de escribir sobre ello y un motivo importante para hacerlo. Y segundo, editarlo yo mismo, porque no quería hacer un producto malo y ramplón: publicar un ebook no es colgar un Word en cualquier plataforma digital. El lector merece un respeto y si el contenido es importante -y para mí lo es-, también la forma de presentarlo.

Por curiosidad profesional quería igualmente conocer desde dentro -y de principio a fin- cómo es el proceso de edición y publicación de una obra. Para ello, qué mejor manera que hacer uno mismo de conejillo de indias en ambos papeles: autor y editor.

Con la empresa de servicios editoriales contraté la composición y el diseño del libro electrónico, incluyendo servicios como la corrección de estilo, la corrección tipográfica, los diseños de portada e interior, así como la composición en los formatos epub y mobi (Kindle). El trabajo fue suyo, la supervisión de todo el proceso fue mía. Hubo un constante y rico intercambio de opiniones.

Me dejé aconsejar y aprendí mucho de Jaume Balmes (@jaumebalmes), responsable de El Taller Editorial, que desde el principio dejó claro que el editor era yo, y a mí me correspondía la decisión final sobre cada aspecto del proceso.

Uno de ellos -el registro de la obra en la Agencia del ISBN– fue sin embargo de mi entera responsabilidad, pues aunque no es estrictamente necesario sí es recomendable. El ISBN de los libros es como la matrícula de los coches, que identifica a cada uno de ellos, aunque en el caso de los libros debe ser distinto para las versiones en papel o digital. Obviamente, tanto los servicios editoriales que empleé como el número de ISBN tienen un coste, otro de los motivos para poder hablar en este caso de autoedición profesional.

El siguiente paso, la publicación en alguna tienda de libros on-line, es algo que acometí también en solitario. Aunque no es un proceso difícil sí es laborioso, además de que es el momento de fijar el precio. En mi caso subí directamente cada uno de los archivos a las librerías de Amazon y Kobo a través de sus correspondientes plataformas de autopublicación: Kindle Direct Publishing y Kobo Writing Life. Hay que estar atento y completar cada paso con cuidado. Si todo está bien hecho el libro aparecerá en la tienda entre las 48 ó 72 horas siguientes, si bien en el caso de Amazon el libro estaba disponible a las 24 horas de completar el proceso.

Apóstoles intrépidos «ya está en la calle» y se puede adquirir en ambas librerías, aunque esto por sí mismo no garantiza ninguna venta. Al ser un libro electrónico autoeditado la distribución tradicional y su exposición en librerías físicas obviamente no existe.

Dar visibilidad a la obra en el mundo virtual es una tarea imprescindible: lo que no se ve no existe. Por eso no voy a ocultar que este mismo post forma parte de la modesta «campaña de promoción» que como autor y editor he puesto en marcha para incentivar las ventas, al igual que el Blog y la página de Facebook que he creado. También como experimentación y aprendizaje, pues no se trata de hacer negocio sino de intentar al menos recuperar parte de la inversión.

En cualquier caso, navegar por todo el proceso de escritura y edición ha sido realmente interesante. Uno de los objetivos era aprender, y he aprendido. También disfrutar, y he disfrutado. Y aunque al principio dije que no soy escritor ni editor nada impide que no lo sea en un futuro. Alguna de las dos cosas o ambas a la vez. El tiempo lo dirá.

P.D.- Si te interesa conocer el resultado, puedes comprar el libro en Amazon haciendo clic aquí o en Kobo haciendo clic aquí. Y que no se me olvide: Feliz 2015 para todos los seguidores de La Palabra Infinita.

Anuncios

4 pensamientos en “Escribir y editar: el caso práctico de «Apóstoles intrépidos»

  1. Me lo acabo de bajar, o quizás sería mejor decir subir, a la nube esa de Amazon (Kindle Cloud). Yo preferiría tenerlo en papel, que seguro que permite apreciar mejor esa edición tan cuidada que has hecho, pero supongo que habrá que esperar a la novela 😉

    Enhorabuena!

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias Astrid por hacerte con el libro, sea bajado, subido o descargado… De otra forma, probablemente nunca hubiera sido capaz de hacerlo llegar a una librería de la ciudad donde vives. Espero que te guste, y sobre la novela ya hablaremos con un café delante.

      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s