La novela de Steve Jobs

«The people who are crazy enough to think they can change the world are the ones who do». -Apple's 'Think Different' comercial, 1977

«The people who are crazy enough to think they can change the world are the ones who do». -Apple’s ‘Think Different’ comercial, 1977

Hago un alto en el camino de la ficción para cambiar de género -la biografía- y el idioma -el inglés-. Así, recupero uno de los libros traídos de Nueva York hace un par de años y que desde entonces esperaba su turno en la estantería: «Steve Jobs», by Walter Isaacson. Aunque no me enfrentaba a la lectura con muchos ánimos reconozco que me sentí cautivado desde la primera línea – «In the early summer of 2004, I got a phone call from Steve Jobs»- hasta la última, 571 páginas después: «Then he paused again and smiled slightly. “Maybe that’s why I never liked to put on-off switches on Apple devices”».

A pesar de los pequeños retazos que ya conocía sobre la vida del fundador de Apple -que fue adoptado, que tuvo su primera idea en el garaje de casa siendo un adolescente, que fue despedido de la empresa que fundó para volver años después y triunfar en el mundo de los sistemas y los dispositivos electrónicos, y que murió de cáncer- la biografía que realiza Isaacson a petición del propio Jobs es mucho más que la ampliación de todo eso.

I wanted my kids to know me. I wasn’t always there for them, and I wanted them to know why and to understand what I did. Also, when I got sick, I realized people would write about me if I died, and they wouldn’t know anything. They’d get it all wrong. So I wanted to make sure someone heard what I had to say.

Lo que uno descubre es que Steve Jobs fue algo déspota, perfeccionista en los detalles hasta decir basta, convencido irremisible de la intersección entre el arte y la tecnología, capaz de distorsionar la realidad a su favor y convencer de ello a los demás, vegetariano hasta el extremo, un visionario y un revolucionario. Al final, Isaacson se hace así mismo una pregunta reveladora, y la responde:

Was he smart? No, not exceptionally. Instead he was a genius.

La vida de Steven Paul Jobs (San Francisco, 24 de febrero de 1955 – Palo Alto, 5 de octubre de 2011), es una de las mejores historias que he leído, la vida de este otro caballero de la triste figura que combatió con una intensidad inusitada los molinos de viento de lo convencional y lo establecido. Por eso esta biografía se lee como una novela con un personaje que supera cualquier ficción.

No me resisto a terminar con una de las frases -hay muchas- que explican su pensamiento, y que forma parte del famoso discurso que dio en la Universidad de Stanford en junio de 2005:

Remembering that you are going to die is the best way I know to avoid the trap of thinking you have something to lose. You are already naked. There is no reason not to follow your heart.

Anuncios

5 pensamientos en “La novela de Steve Jobs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s