El crítico y el lector aficionado

cartel-si-supiera-cantar-me-salvaria-el-critico-con-juanjo-puigcorbe-en-el-teatro-marquinaEsta vez no fueron palabras leídas sino palabras proclamadas en voz alta y escuchadas en el silencio de una sala a oscuras. Eso es el teatro. Anoche fuimos al Teatro Marquina, en Madrid, a ver la representación de «El crítico», una obra de Juan Mayorga interpretada por Juanjo Puigcorbé y Pere Ponce. En síntesis, esta es la historia: tras el estreno de una obra de teatro -que termina con quince minutos de aplausos del público puesto en pie- su autor acude a la casa de un famoso crítico con la extraña pretensión de ver cómo escribe su crítica, que será publicada al día siguiente. «En ese encuentro, largamente deseado y temido por ambos hombres, se enfrentan no sólo dos formas de entender el teatro y el lugar que el teatro ocupa en nuestras vidas. Se enfrentan también dos modos de estar en la vida. Se enfrentan, finalmente, dos hombres contra sí mismos».

La obra y el papel del crítico me hicieron recordar una de las 20 lecciones aprendidas por Antonio Muñoz Molina tras 20 años de ejercicio como escritor. En su lección número 8 afirmaba:

He aprendido que la percepción del lector común aficionado a la literatura tiende a ser más aguda y más libre de prejuicios que la de la media de los expertos, críticos o profesores.

Anuncios

6 pensamientos en “El crítico y el lector aficionado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s