Aquel verano de «1Q84»

Igual que todos los veranos tienen su canción, para mí todos los veranos también tienen su libro. Mi libro de este verano, el que reservo para leer durante las vacaciones, donde saborear la lectura sin prisa y en otro espacio distinto al habitual, ha sido «1Q84» (libros 1 y 2) (Tusquets Editores, 2011), de Haruki Murakami. Desde hace tiempo lo esperaba con cierta impaciencia y, por lo tanto, con mayor ansiedad, sobre todo cuando te enfrentas a más de setecientas páginas.
Bueno, todo esto está muy bien, dirás, pero «¿Qué tal?,  ¿te ha gustado la novela?», a lo que yo te respondo de esta manera: «Me ha gustado porque es un ‘Murakami’, pero no es el mejor ‘Murakami’ que he leído». No sé si se nota algo (¿mucho?) un tinte de decepción en la respuesta. Ya lo he comentado alguna vez; sucede como en el cine, cuanto más premios y elogios recibe una película, más empeño pone uno en ir a verla, y luego, cuando sales y no te ha gustado tanto, el batacazo parece mayor. Algo así me ha sucedido con 1Q84.
Pero sí, me ha gustado. He disfrutado leyendo al Murakami de los personajes (Aomame, Tengo o Fukaeri) y situaciones -el sexo siempre presente en segundo plano- marca de la casa, tratando de descifrar el engranaje que arma y anima toda la novela. Pero hasta ahí -durante más de dos tercios de la novela-, hasta que su autor desvela las incógnitas en una forma que a mí, personalmente, no me gustó. Descubrí entonces un Murakami más “comercial”, o quizá debería decir más infantil o cinematográfico, como si buscara en la resolución de la trama -una extraña combinación de Matrix y Walt Disney- la justificación de su continuación. Un paso (en falso) que lo aleja de la altura de Tokio Blues o de Crónica del pájaro que da cuerda al mundo. Ojalá que en la última parte (libro 3) que falta por publicar la decepción se torne otra vez en entusiasmo.

  • Algunas frases que subrayé mientras leía:
– …tenía una manera de hablar estrafalaria, le gustaba el vino blanco y poseía unas bellas facciones, de las que perturban el corazón de la gente.
– Un gato grande entornaba los ojos y se calentaba al sol en un charco de luz sobre el tejado.
– En algún momento, el mundo que conozco ha desaparecido o se ha marchado y un mundo diferente lo ha sustituido. Igual que un cambio de agujas en las vías del tren.
– El tiempo se detuvo y el mundo llegó a su fin. La tierra dejó poco a poco de rotar y todos los sonidos y las luces se extinguieron.

– En medio de aquel silencio, ambos sondeaban la maraña de sus respectivos pensamientos. Las cigarras seguían cantando hasta la extenuación, sin inmutarse.

«Realidad A y Realidad B», artículo escrito por Haruki Murakami procedente de “The New York Times”

P.D.- De este libro me quedará el recuerdo imborrable del olor de la higuera que, a mi lado, me acompañaba mientras leía por las tardes. Siempre será “aquel verano de 1Q84”.

Anuncios

6 pensamientos en “Aquel verano de «1Q84»

  1. Murakami es un autor que tengo pendiente de descubrir. E iba a hacerlo con esta obra, pero ahora me has dejado con la duda. ¿Mejor con otra? ¿Pruebo mejor con Tokio Blues o Crónica del pájaro…? Además, tampoco me había dado cuenta que formaba parte de una trilogía. ¿Cuál es la primera parte? Con este autor ando un poco despistada, como has podido comprobar, así que un consejo no me viene mal.Besotes!!!

    Me gusta

  2. Yo disfruté mucho Kafka en la Orilla que es el único que he leido. Tengo entendido que Tokio blues (Norwegian Wood) es el más popular en EEUU. Seguiré con ese.Gracias por el comentario, he escuchado a otros lectores decir lo mismo, que no es lo mejor de Murakami. Igual lo tengo pendiente para cuando se complete la traducción de la trilogía (esta edición sólo contiene las dos primeras partes).

    Me gusta

  3. Bueno, me dejas con una pocas dudas respecto al libro… pero creo que lo leeré igualmente. A éste, le te tengo muchas ganas. Gracias por las frases, me encanta sacar frases de las historias que leo, y me gusta leer las de los demás. Un abrazo

    Me gusta

  4. Yo me he leido tres libros de este autor y ya no voy a leer ninguno más. Me parece que escribe muy bien, se leen sus libros fenomenal, pero para mi le falta profundidad, no sé sus temas no me llegan demasiado.Un saludoTeresa

    Me gusta

  5. No sabés lo que me gusta leer tu comentario! Diste forma y pusiste en palabras mi pensamiento con respecto a este libro que había esperado tanto y del que había leído críticas tan excelsas en los distintos blogs literarios.Me resultó un libro que se deja leer con agrado, pero nada más. Cuando lo terminé pensé "Y esto era todo?"; "¿Es Murakami o soy yo?", jaja!La verdad es que no voy a esperar la 3ra parte, con "Al sur de la frontera …" y "1Q84" ya me doy por satisfecha con el autor. Beso desde ArgentinaMarcela

    Me gusta

  6. Pingback: Volver al Murakami del chico sin color | La Palabra Infinita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s