Libros con encanto

Hotel Aultre Naray, Asturias

Lo dije hace algunas semanas, que volvería sobre «Sostiene Pereira», la novela de Antonio Tabucchi que leí en un tiempo y un lugar para mí inolvidables”. Y aquí estoy para cumplir mi palabra.

Hace unos diez años que Ana y yo pasamos unos días en un pequeño hotel rural en Peruyes (Cangas de Onís), una localidad en la sierra de la Enclava, en Asturias, a los pies de los Picos de Europa.

Uno de esos lugares donde uno piensa que podría haber estado el paraíso, como un lienzo pintado en tonos verdes y grises sobre el que descansar la vista y el espíritu. Pero cuando llegamos a la perplejidad ante el paisaje se unió la sorpresa por el encanto del alojamiento. El Hotel Aultre Naray fue precisamente el origen de la denominación que luego se ha hecho tan familiar en España de “hoteles con encanto”, que popularizaron Isabel Llorens y Carlota Mateos al crear el sello de calidad ‘Rusticae’ y crear una red con este tipo de hoteles diferentes.

Pero de aquel hotel recuerdo con especial cariño su pequeña biblioteca. Allí elegí para leer un libro fino y amarillo de Anagrama: Sostiene Pereira, de Antonio Tabucchi. Después de nuestras excursiones y paseos volvíamos a descansar en las butacas de aquel confortable salón con un libro en la mano. Era nuestra hora de leer.

Ha pasado tanto tiempo que apenas recuerdo algunos retazos de la historia de Tabucchi, pero lo que no puedo olvidar es el gozo con el que leí y disfruté de aquellas páginas, eso que ahora en otros ámbitos alguno llamaría pomposamente la “experiencia de usuario” del lector. Porque descubrí a un gran escritor y porque aquella novela siempre quedará unida al recuerdo de un espacio y un momento muy especiales, totalmente distinto y probablemente superior al que hubiera tenido leyéndolo en circunstancias normales. Por eso creo que no sólo es importante lo que leemos, sino dónde y cuándo lo hacemos, pues el poso que deja en nosotros la lectura puede variar como cambia un paisaje del día a la noche.

Aquella novela de Tabucchi será siempre para mí un libro con encanto, inseparable de la vista del salón que se abría a los Picos de Europa, de los panecillos caseros del desayuno, de los paseos por la playa de Ribadesella y de sus casas de indiano, de nuestra absoluta entrega al queso de Cabrales y la sidra, o del verde de los pastos y el gris de las nubes que acompañaban al rumor del río Sella.

PD.- Este fue el mío, pero también me encantaría saber dónde y cuándo leíste tu propio libro con encanto.

Anuncios

4 pensamientos en “Libros con encanto

  1. Sin pensarlo mucho, a bote pronto, y dado el reciente descubrimiento de Marta Rivera de la Cruz en Tw…viene a mi mente: "En tiempo de prodigios".Lo leí en un momento muy concreto, en el que me sentía un poco perdida, encontré entre sus páginas muchos sentimientos reconocibles, y reflexiones de la protagonista que podrían ser mis pensamientos.Incluso la parte final. Siempre me hace sonreir recordarlo, es un libro con encanto al que le tengo especial cariño.

    Me gusta

  2. Gracias Nuria. No he leído todavía nada de Marta Rivera de la Cruz (que no me oiga), pero tendré que hacerlo, porque además ese libro está en casa. Es cierto que a veces uno se reconoce en los personajes y las situaciones de las novelas. Eso puede ser mérito del escritor o que, en definitiva, nos reconocemos en situaciones universales donde todos nos parecemos los unos a los otros.Pero es verdad, por lo que sea, ahí quedan esos libros que son mucho más especiales que otros.

    Me gusta

  3. Estimado amigo.Soy José Manuel García-Otero, autor de El arma de los invisibles. No sabe cómo agradezco la crítica que hiciste a mi novela. Desde hace unos días camina una página mía, llamada El butacón del Garci. elbutacondelgarci.com Me he permitido la licencia de enlazar tu página con la mía. Un abrazo.

    Me gusta

  4. Hola José Manuel,Qué sorpresa y qué alegría tan grande. Mil gracias por el enlace, me he pasado por tu butacón y me ha gustado mucho tanto el contenido como el continente. Te seguiré con atención.Enhorabuena por el blog y enhorabuena también por tu libro. Guardo, de verdad, un recuerdo muy grato de su lectura. Y nada que agradecer sobre mi crítica, que no es sino un comentario, impresiones personales que recojo en este cuaderno digital, como eso de que no me guste la portada (es que no le hace ninguna justicia al contenido!).Espero que algún día nos podamos ver para tomar un café y que me lo puedas firmar.Un fuerte abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s