Refugio en The Frick Collection

Hacía un sol radiante pero un frío endemoniado, sobre todo por el viento helador. Y hemos encontrado refugio en un pequeño museo de una calidad extraordinaria. Eso es lo que es The Frick Collection de Nueva York, la que fue residencia de un enamorado de la pintura –Henry Clay Frick (1849-1919)- que alberga una magnfíca colección de arte, sobre todo pintura, en su interior. No podía imaginar que en sus paredes colgaran varios ‘goyas’ (el retrato del Duque de Osuna), un ‘velázquez’ (el Felipe IV de Fraga), varios ‘grecos, ‘rembrandt’, ‘vermeer’, ‘monet’, ‘degas’, ‘piero della francesca’ o ‘turner’ entre otros artistas.

El propio edificio, en la Quinta Avenida y construido en 1914 con reminiscencias de la arquitectura europea del siglo XVIII, es otra joya digna de admiración. Como curiosidad, Henry Clay Frick dejó dicho en sus últimas voluntades que ninguno de sus cuadros abandonara nunca sus salas, es decir, nada de préstamos, y as ha ocurrido salvo con alguna de las obras adquiridas posteriormente a su muerte. Sobre la chimenea, en la biblioteca, se puede ver el retrato del propio Frick, un imponente y bien parecido magnate industrial del acero.
Cuando nos despedimos de Frick el frio seguia barriendo la Quinta Avenida y diciembre se colaba en Central Park.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s