A thousand splendid suns

Ocho horas de vuelo de Madrid a Nueva York (IB6253) dan mucho de sí. Exceptuando las dos comidas que nos dieron, lo único que hice fue leer, por placer y -también con algo de urgencia- por necesidad. Quería terminar de leer “A thousand splendid suns” (Riverhead Books, 2007), la segunda novela de Khaled Hosseini, y poder acudir al día siguiente al reading group de Barnes & Noble para comentar el libro. Lo terminé justo antes de aterrizar, y en las nubes quedaron los personajes de la triste historia que cuenta el también autor de “The kite runner”, un verdadero éxito convertido también en película.

A través de la vida de dos mujeres, Khaled Hosseini nos relata los años de la ocupación soviética de Afganistán, la llegada de los muyaidines y posteriormente de los talibanes; pero sobre todo, la situación de las mujeres en una sociedad donde su papel no está limitado sino que es inexistente. La descripción de los personajes y de las peripecias que atraviesan su vida a lo largo de varios años convierten la historia en una narración intensa que apetece seguir leyendo.

Al día siguiente me enfrenté a lo desconocido, un grupo de siete mujeres -sólo dos de ellas probablemente por debajo de los sesenta años- que hablaban del libro y de la historia en aquel reading group. Hice tres observaciones para no parecer descortés y mostrar interés, pero no me importa confesar que me encontraba incómodo. Cerca de una hora después, votaron el libro a leer para el mes siguiente. Me preguntaron si volvería, dije que lo intentaría y me escabullí escaleras abajo para tomar denuevo un poco de aire fresco. Me quedé en aquella tertulia porque me había pasado el viaje entero leyendo. Aunque envidio poder charlar en torno a un libro, creo que no volveré. Es importante el cómo y con quién hacerlo. Bueno, y también en qué idioma.

Anuncios

2 pensamientos en “A thousand splendid suns

  1. El título del libro proviene de un poema sobre Kabul del poeta del siglo XVII, Saib-e-Tabrizi, que refleja la impresión que le causó su visita a la ciudad:"Eran incontables las lunas que brillaban sobre sus azoteas, o los mil soles espléndidos que se ocultaban tras sus muros"YuyaSiento que tu experiencia en el reading group no fuese como esperabas, pero insiste que acabarás encontrando a tu grupo. Acabo mi comentario, rescatando un extracto de un reportaje que salió en la revista XLSemanal, sobre las miradas de las niñas afganas. Quizá te interese…http://www.xlsemanal.com/web/articulo.php?id=31797&id_edicion=3447

    Me gusta

  2. ¿Has leido el libro? El poema en inglés dice así:”One could not count the moons that shimmer on her roofs, or the thousand splendid suns that hide behind her walls”.Te agradezco el enlace a la revista. Impresiona pensar que todavía sucedan cosas así. Y es probablemente muy cierto lo que dice el artículo al final, que “su oscuridad es nuestra vergüenza”.Del grupo de lectura no te preocupes, algo encontraré, aquí o allí…Mil gracias por tu comentario.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s